Zamora, tierra de aves y cascadas (y un curioso gusto arquitectónico)

Este finde conocimos Zamora, un pueblito del sur de Ecuador situado en un paisaje impresionante en donde los Andes se pierden camino a la selva del Oriente ecuatoriano.

Más allá de hacer honor al título de la entrada (subtítulo del pueblo), lo que más nos impresionó de este pueblo fue su arquitectura, original como pocas en Ecuador (país ya de por si curioso en cuanto a sus construcciones se refiere).

Digamos que en Zamora parece haber una competición por ver que edificio llama más la atención. Os presentamos un recorrido por algunos de ellos.

Para empezar, esta loma recibe al visitante. En Zamora no hace falta reloj, basta con mirar hacia el monte (y además brilla en la oscuridad).

La plaza del pueblo no tiene desperdicio:

Pareciera que no se contentan con admirar los increibles paisajes que les rodean, si no que quieren rivalizar con ellos en espectacularidad. Recorridos imposibles, farolas con forma de árbol, fuentes tarta, bustos dorados… Desmenucemos bien este repertorio.

Si estamos en la tierra de las aves y las cascadas no basta con que el visitante no pare de ver pájaros cuando pasea por los alrededores ni que haya un salto de agua en cada curva de la carretera que llega al pueblo. Es necesario que quede bien claro con esta hermosísima fuente (por desgracia no funcionaba ese día la cascada).

Además es de admirar el edificio que cierra un costado de la misma, obra de la que el mismísimo Venturi estaría orgulloso.

Curiosamente el remate de dicha fuente nos lo habiamos encontrado por la mañana en un paseo por el bosque:

El detalle del preboste de turno en dorado y con pedestal arbóreo no tiene tampoco ningún desperdicio:

Entre los árboles y las farolas-árboles emerge imponente la figura de la Municipalidad:

Uno pude imaginar la lucha desatada entre las instituciones para que su edificio brille con luz propia. No se entiende si no la creación de engendros como la sede del gobierno provincial:

Su fachada:

Ni siquiera la policía se libra, con esta estatua gigante en la puerta del cuartel:

También los particulares se han animado. Aquí nuestro hotel:

O una tienda de electrodomésticos:

En detalle:

En fin, que ni la terminal de autobuses escapa a este furor. Aquí por delante:

Aquí por detrás (al loro con los dos castillos que asoman en la planta de arriba):

Y si hacemos zoom nos llevamos una sorpresa:

Henarcita corriendo en busca del último bus hacia nuestro próximo destino mientras yo embobado sigo fotografiando medio flipado los locos edificios zamoranos.

Anuncios
Publicado en Sierra | 5 comentarios

Más allá del MAL(L)

Es el título de un documental de Miguel Alvear en el cual muestra las dificultades del cine ecuatoriano de distribuirse. El director llega a la conclusión de que para que se visione su film tiene que llevarlo a La Bahía, en Guayaquil, donde se venden películas piratas y… pedir que le pirateen a él también.

El documental arranca yéndose a los cines de un mall para ver que películas proyectan. Resultado, ninguna película ecuatoriana. Y cuando pregunta a los espectadores si ven cine ecuatoriano todos responden que mucho pero que no recuerdan el nombre de ninguna película.

Con estos antecedentes Lucky y yo decidimos pasar el sábado por la tarde en el cine y donde mejor que en el mall que tiene un montón de salas y ofertará un montón de películas. Resultado, otra vez cero. Las películas que proyectan responden a la perfección a los estereotipos de visitantes de centro comercial y nosotros parecemos no encajar en ninguno.

Y aquí arranca la aventura porque si algo ocurre en Guayaquil es que sabe llover a lo bestia y con esa lluvia tenaz nos encontramos… ATRAPADOS EN EL MALL DEL SOL!!!

Primera solución: Siiiii, invirtamos nuestro dinero en libros y así pasamos una hora leyendo y buscando libros que comprar.       Y después?                                                           La siguiente opción es comer porqué eso no es mal gastar el dinero… así que te encuentras haciendo cola para comprar tartas y cafés helados de esos que se beben con pajita. Igual podríamos estar en Guayaquil, en Miami o en Majadahonda.

Y después? Después de comer quiero fumar; así que busco una salida donde parece que no hay tanta gente. Sorpresa! Es que esa salida queda frente a Hooters  y por su escaparate se pasean las camareras con mini shorts y escotazos… sirven chupitos y cerveza y hacen bailes cuando se marca gol en alguna de las pantallas del local. Y por si alguien no sabe mucho de este lugar, os comento que las dos “oo” del logo tú crees que son unos ojos de búho pero NOOO… de ahí frases célebres como “Tienes unos ojos que te comería las…”

Y después? Pues ya desesperados volvemos a entrar para ver si queda algo por descubrir y observas que todos los maniquíes corresponden a fenotipos europeos donde, por ejemplo, se vende ropa interior de conejita de Play Boy.

Lo que nos proponíamos como un estudio sociológico deja de saldo un gasto de $ 30 y el propósito de no volver a pisar un centro comercial porqué te crees que vas por un ratito no más pero es que los dueños de estos sitios se alían con la lluvia para que te quedes dentro y no dejes de comprar y comprar y comprar…

Publicado en Costa, Guayaquil | 1 Comentario

Más allá del cementerio

El cementerio de Guayaquil es grande y hermoso. Y como en todos los cementerios ocurre lo mismo que en las ciudades, los muertos conservan su estatus social.

Más bien son sus sepulcros los que lo hacen, porque la verdad es que la muerte nos iguala a todos y no es el finado el que disfruta su última morada. Si embargo sus supervivientes si que lo hacen.

En el cementerio de Guayaquil conviven los muertos ricos y los muertos pobres. Al lado del mausoleo de un banquero (que asombrosa semejanza tiene con un banco) se hacinan nichos diminutos que no son más que el propio muro del cementerio, apenas engrosado para enterrar difuntos (el precio del suelo también aquí es determinante).

Henar y yo paseabamos el domingo por allí, entre las tumbas ajardinadas de los próceres de la patria, los panteones familiares más suntuosos en forma y apellidos y también entre las torres-nichos, que como bloques de apartamentos encierran los restos de la gente del pueblo.

Callejeando por ese laberinto y disfrutando de la paz que siempre emana un camposanto, empezamos a subir escaleras arriba, dejándonos perder entre las paredes de nichos, los giros y los recodos del camino. De pronto llega a nuestros oidos la inefable melodía reggetonera de un celular, miramos para atrás y vemos que se acercan tres chavales con toda la pose de incipientes pandilleros.

Seguimos subiendo las escaleras y los muchachos se nos van acercando más y más. Cuando estamos llegando a un final sin salida, la paranoia se empieza a instalar en nosotros. ¿Qué intenciones traerán? ¿Nos estarán siguiendo? ¿Adiós al teléfono?…

De repente, unos metros antes de encontrarnos en un problema, los chavales se detienen. Escalan la pared para llegar a un nicho de la fila superior y colocan el móvil con el reggetón en el borde. Uno tras otro se trepan al nicho y lo golpean como llamando al inquilino. Después se sientan frente a él y le dejan la música un ratito.

La tensión y los prejuicios dejan paso al asombro, la ternura y la conmoción. Tres niños visitando a un amigo que murió mucho antes de lo estipulado en una ciudad brutal para el ser humano. Haciendo su duelo a su manera, llamándolo y llevándole música.

Bastante emocionados, bajamos hacia las partes bajas del cementerio, dónde nos volvemos a cruzar con los chicos, esta vez trepados a un árbol arrancando mangos para avituallarse en el insoportable calor guayaco, recuperando un poco la inocencia con cada mordisco de la fruta.

Por cierto el tema que iban escuchando era el mismo que colgó Henar en su entrada sobre los Latin Kings.

Publicado en Guayaquil | 3 comentarios

Altar Boys

La semana pasada me fui con mis compañeros voluntarios en Guayaquil de excursión al Altar, uno de los nevados más altos de Ecuador…

…llegamos hasta una laguna en el  cráter a 4.400 metros de altura…

…la falta de oxígeno era evidente a juzgar por las imágenes…

¡¡Ya puede contratar a los Altar Boys para su despedida de soltera!!

Publicado en Sierra, Volcanes | 2 comentarios

Ruta del Sol

Aquí unas instantáneas de nuestras Navidades… sólo pa daros envidia y que os precipiteis en masa a la caza de un billete de avión con destino a Ecuador…

…12 personas, 1 fragoneta y 1.500 km de playas…

…estilo rústico costeño…

pero mira como beben los peces en el río

… despidiendo a Nebot horas antes de arder en el infierno…

… bolsita de té en la silla del socorrista…

….beben y beben y vuleven a beber, los peces en el río no tienen más que hacer.

NOTA: se admiten comentarios e incluso insultos.

OTRA NOTA: cómo no llevamos cámara, las fotos se las he tomado prestadas a tres artistas: Carlos, Nacho y Mario…

Publicado en Costa | 2 comentarios

Acción – Reacción

La semana pasada nuestro presidente Rafael Correa Delgado pronunció un discurso en el que anunciaba la detención de los dirigentes de tierras que venden terrenos en la zona de la Perimetral Norte y que iba a realojar a 5.000 familias gastando 60 millones de dólares para evitar el crecimiento descontrolado de Guayaquil hacia el norte.

En los días posteriores, se han cursado ordenes de busca y captura contra algunos de estos dirigentes: Balerio Estacio (ex miembro de la asamblea constituyente que votó la constitución de 2008), Marcos Solis, Sergio Toral … Algunos están presos y otros en paradero desconocido.

A consecuencia de esto, desde hace dos días la gente corre a miles como loca a tomarse los terrenos que aún permanecían vacíos y desocupados en estas cooperativas de vivienda que ya no tienen dueño y después corren a los almacenes de materiales a conseguirse caña para levantarse cualquier chamizo que les permita demostrar que viven ahí.

Los que ya tenían el terreno comprado pero vacío (si aquí tambien hay especuladores) corren también a ocuparlo para evitar que otra persona se lo quite. En este punto cabe aclarar que los terrenos no son legalmente urbanizables, son lotes de suelo rural que se han vendido de forma informal, con certificados de posesión emitidos por los dirigentes de tierra sin ningún tipo de validación por parte del municipio o el gobierno.

Así que ahorita está todo el Norte de la ciudad totalmente revolucionado, unos con la incógnita de que va a pasar con sus viviendas y si los van a realojar o no y otros intentando conseguir un terreno donde vivir aprovechando la incertidumbre y la falta de gobierno en la zona (recuerdo que en esos lugares los dirigentes ejercían también como un paraestado que no sólo adjudicaba la tierra sino que también controlaban los transportes, los servicios y proporcionaban seguridad).

La sensación que da es que lo que suena a priori como una buena medida (y lo es), acabar con organizaciones mafiosas que ejercen de estado y se lucran a costa de la necesidad de la gente, no se ha acompañado de nada que sustituya a ese paraestado que sostenía esa situación (o sea del estado), acelerando (al menos a corto plazo) los crecimientos informales sin hacerse cargo de las necesidades que ese crecimiento implica.

Otra foto cortesía de JuliPattyRobi

Publicado en Guayaquil | 1 Comentario

Una pregunta

¿Cuál pensais que puede ser la difrencia entre las Lomas de Urdesa y el Cerro de Mapasingue?

La respuesta… en 2011.

¡Feliz Año a todos!

Publicado en Guayaquil | Deja un comentario